La Fundación se establece en su sede propia con un cambio de imagen, forma nuevas alianzas con el gobierno a través de programas educativos, crea un comité de Voluntariado y fortalece sus productos para la captación de recursos llegando a apoyar a 270 niños en 170 familias de la ladera de Cali.