La Fundación inaugura su primera sede, realiza su primera planeación estratégica y se convierte en operador de proyectos para el ICBF apoyando a 121 niños en 79 familias de la ladera de Cali.